domingo, 19 de abril de 2015

Un pacto para la Educación del siglo XXI.


Un acuerdo que obligue a cumplir una serie de condiciones para que la educación actual y futura se adecue a las circunstancias cambiantes de la vida y llegue a todos; que llegue a ser la "personalización" de cada uno de nosotros y nos potencie dándonos las herramientas necesarias para solventar nuestras necesidades y discapacidades; en colaboración y respeto. "Educación" puede ser origen y fin de la civilización humana según como lo orientemos. Respetemos la cultura y los esfuerzos de nuestros ancestro y busquemos entre todos el mejor camino para un mundo de personas más felices.
Aránzazu I.


En varios artículos trataré el concepto "Educación del siglo XXI" para aportar aspectos importantes y a tener en cuenta en un consenso por la Educación.
Comienzo con "El informe a la Unesco de la Comisión Internacional sobre la educación para el siglo XXI presidida por Jacques Delors" de 1996 para que reflexionemos sobre lo que hemos hecho en estos últimos veinte años y si algunas de estas ideas han dado su fruto. Me centrándome en los aspectos tratados en este informe sobre el paso de la educación básica a la universidad, aspecto que más se identifica con este blog cuyo objeto es abarcar la etapa de la adolescencia.

En el punto seis de este informe, en la parte tercera parte dedicada a orientaciones se hace hincapié en que "los contenidos tienen que fomentar el deseo de aprender, el ansia y la alegría de conocer y, por lo tanto, el afán y las posibilidades de acceder más tarde a la educación durante toda la vida."

Una de las principales dificultades de toda reforma, según este informe, es conocer "cuál es la política que se debe llevar a cabo con respecto a los jóvenes y adolescentes que acaban la enseñanza primaria, durante todo el periodo que transcurre hasta su entrada en la vida profesional o en la universidad."

Se hace la pregunta sobre la "impopularidad" de la enseñanza secundaria dentro de la reflexión sobre la educación y destaca las innumerables críticas y frustraciones que genera este nivel de enseñanza. Según la Comisión, "entre los factores que perturban se pueden citar las necesidades en aumento y cada vez más diversificadas de formación, que desembocan en un rápido crecimiento del número de alumnos y en un atascamiento de los programas." [...] "También se puede citar la angustia del regreso o de las salidas, angustia que aumenta la obsesión de acceder a la enseñanza superior, como si se estuviese jugando a todo o nada. El desempleo generalizado que existe en muchos países no hace más que agravar este malestar."


"La Comisión destacó lo preocupante de una evolución que lleva, en medios rurales y urbanos, en países en vías de desarrollo e industrializados , no sólo al desempleo sino también al subempleo de los recursos humanosEn opinión de la Comisión, sólo se puede salvar esta dificultad mediante una diversificación muy amplia en la oferta de trayectorias. Esta orientación se corresponde con una de las principales preocupaciones de la Comisión, que consiste en valorar los talentos de todo tipo, de forma que se limite el fracaso escolar y se evite el sentimiento de exclusión y de falta de futuro a un grupo de adolescentes demasiado numeroso."

"Entre las distintas vías que se ofrecen deberían figurar las ya tradicionales, más orientadas hacia la abstracción y la conceptualización, pero también las que, enriquecidas por una alternancia entre la escuela y la vida profesional o social, permiten sacar a la luz otro tipo de talentos y gustosEn cualquier caso habría que tender puentes entre esas vías, de manera que se pudieran corregir los errores de orientación que con harta frecuencia se cometen." 

"Por lo demás, y en opinión de la Comisión, la perspectiva de poder regresar a un ciclo educativo o de formación modificaría el clima general, al garantizar al adolescente que su suerte no está echada definitivamente entre los 14 y los 20 años. 

"Desde este mismo punto de vista habrá que ver asimismo la enseñanza superior.  Lo primero que hay que señalar es que, junto a la universidad, existen en muchos países otro tipo de centros de enseñanza superior. Unos se dedican a seleccionar a los mejores , otros se han creado para impartir una formación profesional muy concreta y de calidad durante ciclos de dos a cuatro años. Sin duda esta diversificación responde a las necesidades de la sociedad y la economía, expresadas a nivel nacional y regional. Respecto a la masificación que se observa en los países más ricos, no puede haber una solución política y socialmente aceptable en una selección cada vez más severaUno de los principales defectos de esta orientación es que son muchos los jóvenes de ambos sexos que se ven excluidos de la enseñanza entes de haber conseguido una titulación reconocida y, por lo tanto, en una situación desesperante, puesto que no cuentan ni con la ventaja de una titulación ni con la compensación de una formación adaptada a las necesidades del mercado de trabajo." 

"Hace falta, por consiguiente, una gestión del desarrollo de los recursos humanos, aunque tenga un alcance limitado, mediante una reforma de la enseñanza secundaria que adopte las grandes líneas propuestas por la Comisión. La universidad podría contribuir a esta reforma diversificando su oferta

• como lugar de ciencia y fuente de conocimiento que llevan a la investigación teórica o aplicada , o a la formación de profesores ; 

• como medio de adquirir calificaciones profesionales conforme a unos estudios universitarios y unos contenidos adaptados constantemente a las necesidades de la economía, en los que se aúnen los conocimientos teóricos y prácticos a un alto nivel

• como plataforma privilegiada de la educación durante toda la vida, al abrir sus puertas a los adultos que quieran reanudar los estudios, adaptar y enriquecer sus conocimientos o satisfacer sus ansias de aprender en todos los ámbitos de la vida cultural;

 • como interlocutor privilegiado en una cooperación internacional que permita el intercambio de profesores y estudiantes, y facilite la difusión de la mejor enseñanza mediante cátedras internacionales

De esta forma la universidad superaría la oposición que enfrenta erróneamente la lógica de la administración pública y la del mercado de trabajo. Además encontraría de nuevo el sentido de su misión intelectual y social en la sociedad, siendo en cierto modo una de las instituciones garantes de los valores universales y del patrimonio cultural. La Comisión cree que éstas son razones pertinentes para abogar en favor de una mayor autonomía de las universidades."

¡Reflexionemos si en algo hemos avanzado!

Fuente de información:

La educación encierra un tesoro - Unesco 

Informe a la UNESCO de la Comisión Internacional sobre la Educación para

el Siglo XXI. C o m p e n d i o.

Autor: Jackes Delors y otros.
Santillana, ediciones UNESCO.
Madrid, 1996.

2 comentarios:

  1. Hola. cre que es fundamental que se permita que los alumnos puedan aportar sus ideas, sus opiniones y sus acciones al funcionamiento de la escuela, solo así la institución escolar podrá perder rigidez y hacerse más flexible y permeable a los cambios. Solo así alumnos y docentes podrán disfrustar, estar motivados y trabajar con esfuerzo pero con alegría e ilusión. Los alumnos deben de estar motivados e ilusionados por querer aprender. Creo que tenemos que dar un vuelco al sistema educativo pero conservar lo mejor del sistema anterior sin caer en tópicos, ni modas, ni excesos. Y por ejemplo la tecnología debería incluirse en la manera que realmente sirva a la enseñanza. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar